Colectivo Digital Creativo

Archivo del autor

¿Aunque nos pese?

In Artículos on 29/07/2010 at 06:47

No sabía que mi gusto por la violencia tuviera límites, a decir verdad, jamás me lo había preguntado. Sólo tecleaba palabradas de odio en los buscadores para devorar litros de sangre y violencia en el monitor de la computadora. No importaba si eran fotografías de nota roja -como los crímenes de barrio o los que socarronamente llaman pasionales-, tampoco si las imágenes eran la suma de errores entre alcohol, automóviles y mujeres. Yo quería sangre y la conseguía al instante.

Nunca sentí asco, ni compasión, ni empatía. Entre más cruda fuera la secuencia de fotogramas, mi ritmo cardíaco se aceleraba, pero al mismo tiempo transpiraba temor y angustia. Nadie quiere salir de una cantina para tropezar con cabezas humanas; creo que todos bebemos con los amigos para sincerarnos, reír, burlarnos de las torpezas del día, pero nadie va a tomarse unos tragos para que lo rafagueen, o en todo caso lo levanten.* Nadie, ni los imbéciles que disfrutan de la violencia a través de una pantalla de cristal líquido.

Sólo un par de veces he tenido un arma entre las manos; probablemente cualquier sicario se ría de mis descripciones, pero es innegable el poder que desprende, las malditas palpitaciones, la adrenalina en estado puro. Es imposible contener los deseos de disparar y acertar en un blanco, cualquiera que éste sea. De un momento a otro las escenas de tiroteos me asaltan y estúpidamente comienzo a posar como los actores gringos, me doy cuenta del nivel de mediocridad que tengo, pero que va, a nadie le debe importar, yo tengo el poder calibre 45 en las manos. De ahora en adelante yo mando.

Lee el resto de esta entrada »