Colectivo Digital Creativo

Creéis que todo tiene un límite/así estáis todos, limitados

In Artículos, Música on 23/07/2010 at 12:46

Anti todo, de Eskorbuto

1980. País Vasco. En medio de un panorama desolador que incluye las secuelas de la crisis del petróleo de 1973, el impacto de la profunda reconversión industrial, la creciente adicción a las drogas duras, el intento de golpe de Estado por parte de Francisco Tejero, la dureza del terrorismo nacionalista (ETA, Comandos Autónomos Anticapitalistas), los métodos ilegales del Gobierno para detener la violencia política en Euskadi (GAL) y las consecuencias de la Guerra Fría, surgió un grupo llamado Eskorbuto, que daría que hablar. Aunque no fue hasta 1986, con el disco que nos ocupa, cuando se convirtió en un referente del punk.

Eskorbuto nunca se quiso casar con nadie: no defendieron ninguna ideología concreta, no quisieron sumarse a al movimiento del Rock Radikal Vasco, criticaron a la izquierda abertzale, se les aplicó la ley antiterrorista, se encararon con la monarquía, sus miembros portaban esvásticas en los conciertos, rechazaron los nacionalismos vasco y español, etc. Digamos que se convirtieron en un grano en el culo de la naciente democracia.

En Anti todo desplegaron toda su fuerza. En unos escasos 30 minutos, el grupo lanza un ataque nihilista y desesperanzado contra la vida y contra el decadente “Estado del Bienestar” en el que viven, sacando a la luz las miserias de ambos.

Desde el principio, con Historia triste, podemos percibir el profundo pesimismo que atraviesa el disco y que alcanza su cumbre en Cerebros destruidos, podemos percibir el miedo y la amarga desconfianza en el ser humano (Anti todo; Ha llegado el momento), aunque el grupo haga alguna concesión a la ironía y al gamberrismo (Mata la música; Tamara).

Estas canciones-esputo, grabadas en apenas un día, con el estilo desastrado y heterodoxo propio del punk, son ya himnos para los admiradores de la música y nos dejan versos para el recuerdo como el que titula esta opinión. Su escucha, en una época al borde del abismo como la actual, debería ser obligatoria.

  1. Comlpetamente de acuerdo en todo. Desde que cumpli los 14 hasta hoy no quiero ni pensar en las veces que he escuchado y sigo escuchando este disco. A partir de este trabajo, ESkorbuto consiguió un sonido y un “rollo” totalmente reconocible (la “filosofía eskorbutera”). Creo que son una banda muy prejuiciada a veces por considerarse juvenil cuando discos como este o “Los demenciales chicos acelerados” demuestran justo la contrario. Un disco imprescindible y como tu bien dices muy actual.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: