Colectivo Digital Creativo

I am an antichrist/I am an anarchist

In Artículos, Música on 09/07/2010 at 10:26

Nevermind the bollocks, here’s the Sex Pistols, de los Sex Pistols,…

Este disco fue el detonador de todas las bombas anárquicamente colocadas en el templo del rock, ampliamente contaminado por los abusos grandilocuentes del estilo sinfónico. Bombas cuya eficacia, hoy en día, es agradecida por la mayor parte de los aficionados a la música. Bombas con nombre propio: los Stooges, MC5, Patti Smith, Television, Alice Cooper y, sobre todo, los Ramones y los Clash.

Y, ¿por qué éste el detonador y no los debuts, de la misma época, de los Ramones y los Clash? Por un lado, los Ramones simplificaron la música, pero sus letras eran poco contundentes: hablaban de peleas adolescentes y de esnifar pegamento; por otro, los Clash, si bien contaban con una fuerte carga crítica, no tuvieron el impacto mediático del grupo de Johnny Rotten. Los Sex Pistols escupieron críticas indiscriminadamente contra todo y contra todos demostrando que el punk podía ser peligroso y llevándolo a la boca de los políticos, que se ensañaron con el nuevo estilo.

Uno de los hechos más memorables fue su enfrentamiento directo con la Corona británica debido a la canción God save the Queen, un esputo cargado de ironía. Merece la pena tener en cuenta que atacar a la Corona era algo impensable, algo absolutamente fuera de las miras de los artistas más críticos. Ellos lo hicieron. Además, el impacto de Nevermind the bollocks (acompañado, a su vez, del impacto causado por otros grupos de la escena del rock y el punk británico) provocó que los imperdibles, las crestas y las prendas rotas se extendieran a lo largo y ancho de Reino Unido para escándalo de los conservadores.

God save the Queen es un buen ejemplo del tono antidogmático del disco; otros ejemplos serían su ataque a los cánones de belleza en Pretty Vacant, su crítica ambigua al aborto (luego desmentida por Johnny Rotten) en Bodies, sus deseos de caos en Anarchy for the UK, su exaltación de la juventud en Seventeen,…

Un álbum, en definitiva, imprescindible para entender el desarrollo de la música de los últimos 30 años. Un trabajo iconoclasta y heterodoxo que, aunque hoy pueda sonar algo ingenuo, fue un auténtico mazazo para los predicadores de lo políticamente correcto y los rebeldes de palo en los años setenta.

  1. Punk arrollador vendido al dinero de EMI.

    saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: