Colectivo Digital Creativo

“I’m Miss World, watch me break and watch me burn”

In Artículos, Música on 02/07/2010 at 12:03

Live through this, de Hole

Recuerdo que llegué a este álbum a través de los discos de Nirvana. Hace unos años los escuchaba sin parar y leyendo la biografía del grupo supe que su líder, Kurt Cobain, llegó al final de sus días emparejado con otra rockera: Courtney Love. La cosa quedó ahí. Un tiempo después, descubrí a través de la revista Rolling Stone que la tal Courtney tenía un grupo de música cuyo nombre era Hole; la revista, además, destacaba uno de sus trabajos, su segundo ábum, titulado Live through this. Embrujado por el buen hacer de su marido, me lancé a buscar este disco. Lo encontré. Lo escuché. Quedé asombrado. Así descubrí uno de mis álbumes preferidos.

Hole comenzó su carrera con un disco bueno, pero complicado de escuchar: Pretty on the inside. Un debut duro, lleno de distorsión y letras gritadas hasta el desgarro por Courtney; y en el que podemos escuchar buenos temas como Teenage whore o Babydoll.

Después de su debut, al igual que Nirvana, Hole abandonó el grunge más denso, para mezclarlo con melodías más cercanas al pop y al rock duro, manteniendo la rabia propia de este revulsivo surgido a finales de los años ochenta contra el pop metal y demás engendros. El resultado fue el mencionado Live through this.

La convivencia de los dos artistas y el parecido de las canciones de este disco con las de Nirvana, hizo que la sospecha de que Cobain había compuesto las canciones se cerniese sobre Courtney; hecho que, en alguna ocasión, ella explicó diciendo que Kurt le había enseñado algunas armonías y se las había cedido para su trabajo, pero que no había compuesto los temas.

Sea como fuere, Live through this es un disco repleto de joyas: Violet, el tema que abre el disco, es un puñetazo en la boca (de hecho, se trata de un ajuste de cuentas entre Courtney y la líder de Babes in Toyland); Miss World y Plump lanzan esputos a la belleza y a las buenas formas; Doll Parts nos deja versos llenos de ingenio (“Quiero ser la chica con el trozo de tarta más grande”); She walks on me se acerca a la forma cruda de Pretty on the inside; I think I would die, sobre la posibilidad de que le quitasen la custodia de su hija, desgarra al oyente. Esto son sólo pinceladas. El disco, desde luego, hay que escucharlo de principio a fin.

Después de este disco, Courtney Love y los suyos no repitieron su hazaña y decidieron caminar por caminos más suaves, quizá demasiado. Live through this se mantiene como uno de los mejores testimonios de una época fiera y llena de creatividad que intentó derrocar la tiranía de los cantantes de karaoke que, a pesar de todo, seguimos sufriendo. No puede decirse que fracasaran; es cierto que la mayoría han muerto, han caído en el olvido o se han transformado en meras imitaciones de lo que fueron, pero quedan sus discos y su influencia en las nuevas generaciones que gustan del rock. Y eso es suficiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: