Colectivo Digital Creativo

Una ruptura visual desaforada

In micro Críticas on 03/05/2010 at 20:26

Redacted, Brian de palma, 2007.

Una de las constantes del cine bélico pasa por la intensidad crítica que mantiene la obra con el acontecimiento histórico, así que normalmente cuanto más se dilata el conflicto, más crítica suele ser la película con la guerra en cuestión. Esto es lo que sucede con Redacted (2007), la última película en cartel del ya veterano Brian de Palma, quien en 1989 realizó Corazones de hierro, otra película bélica con personajes que están en una situación parecida y cuyo guión corrió a cargo de David Rabe.

Brian de Palma parece obsesionado con las historias cuyo contexto no es otro que el escenario de la batalla, historias personales que se funden con historias de masas. Una característica de este tipo de cine que, en definitiva, reflexiona, en mayor o menor medida, sobre la vida, la muerte o la supervivencia.

En Redacted, siete soldados estadounidenses están destinados en Iraq. Se ocupan de realizar tareas en puestos de control en un retén en la ciudad de Samarra. Cumplen con una guerra que desde la invasión de 2003 ha dejado más de cien mil muertos iraquíes y más de cuatro mil soldados estadounidenses muertos. En este entorno hostil, la película manifiesta el quehacer diario de los soldados. Los puestos de control para vigilar la actividad cotidiana de los civiles iraquíes se convierten en auténticos viveros de paranoia persecutoria para unos soldados que están sometidos a una fuerte tensión psicológica. La película muestra la delgada línea que separa el miedo del terror, la prudencia del precipicio o el ciudadano sospechoso del delincuente común. En esta dinámica de puro caos, los soldados compaginan la pereza de las maniobras con la observación insidiosa sobre los niños y mujeres que deambulan por la ciudad con más pena que gloria. Esos niños indefensos y de mirada salvaje que, como advierte uno de los soldados a su compañero, pueden tenderte una trampa en cualquier momento, dejar una explosivo en el sitio más insospechado y hacerte saltar por los aires. Eso es lo que sucede con el sargento Redacte Este hecho rompe la tranquilidad del grupo y a partir de aquí el miedo, la desesperación y la frustración se apodera de todos ellos. Los soldados preparan la venganza y asaltan de noche una vivienda en la que supuestamente se esconden personas que colaboran con los terroristas. Tras este atropello contra la intimidad, dos de los soldados no pueden reprimir por más tiempo sus impulsos sexuales y deciden, pese a la oposición de algunos de sus compañeros, volver a la casa para violar a una joven de quince años, matándola después junto a su familia y tratando de simular que los hechos parecieran un ataque insurgente. Basada en hechos reales, Brian de Palma se embarcó en una proyecto cinematográfico que, como su cine, hoy día sigue teniendo detractores y partidarios a partes iguales. En 2007, el director explicaba, en una conferencia de prensa del Festival de Cine de Nueva York, las motivaciones que lo llevaron a realizar la película ¿Contar la verdad de lo que sucede en Iraq? Algunos críticos le preguntaron si lo que se muestra en la película se corresponde con las características reales de los soldados estadounidenses destinados en Iraq. De Palma explicó que se había ayudado de la manera en que los soldados hacen frente a la vida real, es decir, parte de ese lenguaje está en los blogs, en los vídeos que los soldados graban y en los documentales que se hacen a partir de esos materiales: “Cuando los ves en la televisión no hacen otra cosa que soltar frases hechas, un reflejo de la imagen que se quiere dar de la guerra”. De esta forma, Brian de Palma se enfrentaba al sector más conservador de la administración Bush, pero también a la imagen social que se tiene de muchos soldados una vez que la contienda ha concluido y es el turno de las medallas y de la respetada legión de héroes de guerra. Redacted se presenta, entonces, como alternativa a la imagen que el cine de Hollywood ha ofrecido hasta el momento de la Guerra de Iraq, más bien edulcorada, orientada al entretenimiento, una actitud que casa mejor con un determinado cine bélico que se acerca más al cine de aventuras. Los personajes de Redacted, en cambio, se encuentran en una misión sin mucho sentido, en un país que no entienden, con unas espantosas condiciones de vida, un idioma que desconocen por completo, en una situación, en definitiva, donde es ciertamente imposible distinguir los buenos de los malos. En este sentido, lo único que tienen los soldados es a su compañero. Y si lo más cercano que tienen deja de estar ahí, si es eliminado, lo más normal es que terminen explotando contra el árabe, el desconocido, sin importarle su edad, sexo o condición. A este respecto, De Palma argumenta que los asesinatos y el hecho que desencadena el drama, es decir, la violación, no hubieran sucedido sin la figura del soldado desequilibrado, sin la manzana podrida, pues los soldados no hacen ese tipo de cosas a no ser que haya alguien que los anime. El típico soldado que está más loco que el resto y los conduce a cometer este tipo de actos deleznables. En contraposición al soldado chiflado e inconsciente, estaría el personaje del soldado McCoy, que en cierta forma es el alter ego de Brian de Palma, ya que en todo momento trata de cuestionarse las acciones, adquiriendo conciencia de los hechos. Él quiere frenar la sinrazón de sus compañeros, no quiere ser un cómplice más y por eso confiesa lo sucedido a su padre. McCoy cumple el rol del soldado ejemplar que lucha por una causa justa, un hombre valiente, de fuertes convicciones patrióticas que termina derrumbándose en la escena final de la película antes la imposibilidad final de cambiar el transcurso de los acontecimientos. De toda está explicación, más o menos acertada y sensacional, se desprende un halo de conciencia sobre las circunstancias de una guerra que los medios de comunicación nos vendieron como espectáculo. En Iraq estaba y sigue estando presente un clamoroso interés espúreo por hacerse con el control de un privilegiado enclave geoestratégico como Oriente Medio.

La filmografía de Brian de Palma se divide entre fiascos y polémicas. Su debut en el cine se remonta a los años sesenta, con The wedding party, estrenada, sin embargo, en 1969, es una película que cuenta con un joven Robert de Niro, a la postre, actor fetiche de Brian de Palma en su incursión en el cine independiente con títulos como Saludos (1978), y Hola, mamá (1970). El cineasta de Nueva Jersey continuó firmando cintas de estilizados thrillers psicológicos, aunque el éxito popular le llegaría con Carrie (1976), la adaptación del best-seller de Stephen King, protagonizada por la inquietante Sissy Spacek. El cine de Brian de Palma adolece de cierta manía por revisar los clásicos del suspense o del cine negro. Esto es lo que le sucede en cintas como Vestida para matar (1980), Doble Cuerpo (1982) o el remake de Scarface de Howard Hawks que llevó por título El precio del poder (1983). Probablemente su mejor adaptación sea Los intocables de Elliot Ness (1987), con guión de David Mamet y música de Ennio Morricone, la película contó con un espléndido plantel de actores, donde Robert de Niro interpreta a Al Capone y Andy García y Kevin Costner empiezan a despuntar gracias a unos diálogos hechos prácticamente a medida. De todos ellos, Sean Connery ganaría el Oscar al mejor actor de reparto. Finalmente, citar otra nueva adaptación televisiva, Misión Imposible, su película taquillazo de los años noventa, producida y protagonizada por Tom Cruise, más dotado para los baños de masas que para las interpretaciones duraderas.

En cualquier caso, en Redacted, Brian de Palma muestra otra vez su brillante capacidad en el dominio de la técnica cinematográfica. En ningún caso su etiqueta puede ser la de un artesano, pues la trayectoria apuntada anteriormente manifiesta un sospechoso gusto por los refritos, pero sí podemos atribuirle un claro virtuosismo en aspectos claves de una película como son el ritmo visual, los movimientos de cámara o el montaje. De Palma es un director de oficio, curtido y maleable a las circunstancias de la industria cinematográfica de Hollywood. Redacted es una cinta atrevida y valiente que tal vez se pierde en la idea de plasmar una fuerte sensación de realismo desaforado sobre los límites de la ficción. De ahí que algún que otro crítico de tendencia subterránea, es el caso de Jordi Costa, dijera sobre la película  ̈ La ilusión de hiperrealidad topa con varios obstáculos: en la pantalla no vemos personajes sino arquetipos y la alternancia de texturas no traduce una multiplicación de miradas. De Palma es traicionado por el sensacionalista que lleva dentro ̈.

Podemos encuadrar Redacted dentro de la ficción documental. Si bien como documento de lo real peca de artificiosa o amarillismo, su valor como experimento visual no pasa desapercibido y esto hace que a veces nos preguntemos si no estamos ante una trabajo de found footage a partir de los materiales de archivo de la guerra. Utiliza gran variedad de texturas o formatos; videodiario. videoconferencia, youtube, documental, reportaje televisivo, cámaras de videovigilancia cámaras domésticas, cámaras de alta definición, etcétera. Todos estas texturas conforman una presente estructura hipertexual muy acorde con la realidad tecnológica que nos envuelve. En este sentido, es curioso como el soldado Salazar, quien graba todo lo que sucede, convertido en narrador y testigo, explica en la película que lo que está pasando va ser su pasaporte para la escuela de cine. Su cámara subjetiva vigila a los soldados, se alterna con planos descriptivos donde el narrador delimita el campo de la imagen. Ese dentro y fuera de campo reflexiona sobre la narración de la historia, nos permite balancear las imágenes de impacto que sacuden al espectador recordándonos que para poder ver lo que sucede es necesario mirar incluso lo más abyecto de la condición humana. Redacted quiere establecer una ruptura visual con el hecho narrado, pero cae en un amalgama de sensaciones y desencuentros, quiere perforar las entrañas de la verdad con un discurso propagandístico, pero se queda en una resultona crítica antibelicista, quiere, en definitiva, filmar la guerra y convencernos de como el lenguaje moldea la realidad mediante constantes mutaciones a través de la multiplicidad de formatos. A Antonio Machado su maestro le decía que después de la verdad no había nada tan bello como la ficción. Redacted no es precisamente una película bella, en cambio, resulta necesaria.

Bibliografía

Nichols, Bill. La representación de la realidad, Paidós, Barcelona, 1997. Págs. 78-92.

Sánchez Noriega, José Luis. Historia del cine. Teoría y géneros cinematográficos, fotografía y televisión, Alianza Editorial, Madrid, 2002. Págs. 172-174.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: